Amuda Goueli, Fundador y CEO de Destinia

Destinia surgió en una buhardilla del madrileño barrio de Lavapiés a partir de una inversión de 1.500 euros de cada uno de sus dos socios. ¿Cómo recuerda esos comienzos?

Nunca se olvidan los comienzos. No teníamos nada, sólo un ordenador y muchas, muchas ganas.

Trabajamos muy duro y tener que tomar ciertas decisiones me quitaba el sueño. Pero lo recuerdo como algo divertido y apasionante.

 Crear una de las mejores webs de viajes desde cero y con fondos propios es un claro ejemplo de éxito para el ecommerce español. ¿Cuáles son, a su juicio, las claves para  diferenciarse, sobrevivir  y seguir creciendo en un sector masificado como es el de los viajes online?

La clave, tú lo has dicho, es la diferenciación. Cuando empezamos en internet nuestros amigos se reían. Pero nosotros lo teníamos claro y nos mantuvimos fieles a nuestra idea.

 Luego, poco a poco, te vas dando cuenta de que si dejas de pensar y de hacer cosas diferentes, es decir, de innovar, te quedas estancado y acabas muriendo.

Por eso, para nosotros, es muy importante estar siempre muy atentos a los cambios que se producen a nuestro alrededor. Ésta es la razón por la que nos embarcamos en los viajes al espacio, el bitcoin (divisa virtual) o las Google Glass, que es lo mismo que decir la tecnología wearable.

En los últimos años, han ido desapareciendo muchas agencias de viajes tradicionales. ¿El online terminará comiéndose al offline?

Como regla general, te diría que la respuesta depende de cada mercado, porque el grado de avance del online no es igual aquí que en India, por ejemplo.

Sí es cierto que los viajeros ya han perdido el miedo a reservar un hotel o un pasaje de avión por internet y está claro que la revolución online ha llegado para quedarse.

Es una cuestión de tiempo que las diferencias generacionales en este sentido vayan desapareciendo.

Dicho esto, lo suyo será una combinación offline-online, pero de las que queden con este modelo tendrán que tener una especialización muy, muy alta.

 ¿Cómo les ha afectado la crisis?

Nosotros nacimos con una crisis, la de las “puntocom”, y míranos, ¡aquí estamos! Para ésta, te voy a dar un dato muy ilustrativo: hemos aumentado la plantilla. En 2008, éramos 46 empleados en España y otros diez en la oficina en Egipto, y hoy sumamos más de cien en España y unas 30 personas en Oriente Medio. Sin duda, en estos tres últimos años, el turista español ha estado contenido, pero como empresa hemos puesto mucho esfuerzo por internacionalizarnos: el 31% de la reservas provino el pasado año (2014) de países fuera de España.

¿En cuántos países están presentes? ¿Cuáles son sus próximos proyectos de internacionalización?

La suerte de internet es que no necesitas abrir una delegación física para expandir tu negocio. Nosotros vendemos en más de 25 países, eso sí, con webs en su propio idioma y con producto adaptado a los gustos locales.

Desde 2007, tenemos una oficina en El Cairo y hace un año abrimos una oficina comercial en Dubai, porque el mercado MENA (región de Oriente Medio y el Norte de África) es prioritario. Tenemos un ambicioso plan de crecimiento en esta zona.

La internacionalización es uno de los pilares de su crecimiento. ¿Otro sería, entonces, la innovación?

En  efecto.  La  innovacion  es,  como ya he dicho anteriormente, el pilar sobre el que diferenciarnos de nuestra competencia.

¿Cómo es el capital humano que trabaja en Destinia?

 Con nosotros trabajan personas de una docena de nacionalidades. ¡Es como una pequeña torre de Babel!

En cuanto al perfil, tenemos ingenieros, administrativos, diseñadores, publicistas, etcétera.

¿Qué cualidades y/o habilidades exigen a sus empleados?

Lo principal que busco en un nuevo empleado es que tenga ganas, muchas ganas de hacer y de proponer ideas.

Algunos de los que empezaron desde los comienzos han tenido una prometedora carrera interna, desde administrativa a directora de departamento, por ejemplo, porque han demostrado inquietud.

 Como emprendedor de éxito, ¿qué consejo daría a aquellos que quieran iniciar su propia andadura empresarial?

Que no empiecen algo sólo con el deseo de ganar dinero fácil. No existen grandes fórmulas mágicas.

Hay que tener una visión a largo plazo, cintura para ser capaz de variar tu idea si ésta no termina de funcionar y mucho tesón para levantarse cuando uno se cae. Todo esto, regado con mucha pasión por lo que haces.

Finalmente, ¿cómo ve el futuro del comercio electrónico?

Con buena salud, sin duda. Es un mercado en crecimiento y ya se sabe que en el mundo online no hay límites.

Cursos y Libros Relacionados