Jordi Cruz, chef

A pesar de no existir ninguna tradición de cocineros en su familia, con sólo 14 años, decide dedicarse a la cocina. ¿Por qué?
El primer plato que preparé fue para mi madre que estaba enferma con gripe. Yo había visto preparar muchas veces en casa “judías verdes con patatas” con lo que cogí una silla para llegar a la cocina  -todavía no llegaba- y cociné para ella por primera vez. Desde entonces, es mi pasión. Fue por decisión propia y mi familia siempre me ha apoyado.

Es usted un joven prodigio de los fogones, y es que a los 17 años ya era jefe de cocina y a los 24 recibió su primera estrella michelin, convirtiéndose en el chef más joven de España y en el segundo del mundo en recibir esta distinción. ¿Cómo se logra todo esto siendo tan joven?
Empleando muchas horas y con dedicación total. Además, con mucho tesón, trabajando muy duro y realizando una cocina singular que me permita estar orgulloso de ella.

¿y cómo se digiere?
Trabajando más duro aún.

¿Cómo se forma un cocinero? ¿Cuál ha sido su trayectoria en este sentido?
En mi caso, he sido autodidacta. Empe- cé a trabajar en cocina a los 17 años y hasta ahora.

Yo no he podido hacer nunca un stage formativo por circunstancias personales, y la única ventaja de no haberlo hecho es que sabes lo que es tuyo. Pero, por supuesto, me parece genial que se dedique tiempo a la formación.

Si no hubiese sido cocinero, ¿a qué le hubiese gustado dedicarse?
Me hubiera gustado ser arqueólogo o historiador.

¿Cómo definiría su cocina?
Se trata de una cocina evolutiva e inquieta, basada en el producto y en la que coexisten tanto la creatividad como la tradición.

Siempre ha destacado la tradición y la innovación de su cocina. ¿Cuál es la parte tradicional y cuál la más vanguardista de jordi Cruz?
Me gusta basar mi cocina en platos tradicionales y en el producto.

Mi cocina es seria y tiene un componente que no podríamos definir como divertido sino más bien de sorpresa, un poco “gamberro”. Además, es pasión, como el rock&roll, que también lo es.Cara conocida Jordi cruz 2

Acumula cuatro estrellas michelin y multitud de premios, tanto nacionales como internacionales. ¿Hay alguno de estos galardones que recuerde con especial ilusión?
La primera estrella. Llegó el primer año de apertura del restaurante Angle y, en ese momento, quedaron cubiertas todas las expectativas personales. El resto que han ido viniendo después han sido un regalo. Aunque siempre digo que hay que dar la justa importancia a estas cosas. Michelin pide rigor, profesionalidad y regularidad, y es justo lo que queremos dar a nuestros clientes, que entiendo que lo valoran positivamente.

Así, cocinamos para poder seguir cocinando, no para ser premiados.

¿Cuál cree que ha sido ese factor diferencial que le ha llevado al éxito en un mundo tan complicado como es el de la cocina?
Mi receta es mucho tesón y dedicación total.

¿De quién se rodea un gran talento para llevar a cabo sus creaciones?
De un gran equipo, por supuesto.

¿Qué requisitos tienen que tener los que quieran formar parte de su equipo?
Especialmente, constancia y trabajo duro.

Actualmente, el mundo de la cocina ha dado el salto a la televisión. ¿Qué destacaría de su paso por la pequeña pantalla como jurado de masterchef y por qué decidió embarcarse en una aventura de esas características?
Me pareció una propuesta seria, que aportaba cosas a la gastronomía y que anima a la gente a cocinar.

Gracias al programa, hemos conseguido que todo el oficio haga las paces con la televisión.

¿Se habría presentado usted a un concurso de las características de Masterchef?
Tal vez sí que me hubiera presentado a su casting.

¿Cuáles son sus próximos proyectos?
Estoy finalizando un libro, Cocina con Lógica 2, la continuación de mi primer título. También, vamos a abrir otro restaurante en Barcelona, dentro del hotel The Mirror Barcelona; y un gimnasio, que ofrecerá servicios de entrenador personal y dietas personalizadas, en la calle Aragón, también en esta ciudad.

Cursos y Libros Relacionados