Alex Rovira, escritor y conferenciante

Se ha especializado en reflexionar,escribir,exponersus ideas… de forma que se ha convertido en uno de los conferenciantes españoles más reconocidos. ¿Imaginaba este presente en su pasado?

 El presente se ha ido fraguando lentamente a partir de un proyecto profesional deseado y construido con años. Respondiendo a su pregunta: sí que lo que estoy viviendo hoy fue, de algún modo, imaginado, pero, sobre todo, muy trabajado.

 ¿Cómo ha sido el camino recorrido para llegar hasta aquí?

 Creo que ha sido el resultado natural de mi vocación y del esfuerzo para llevarlo a cabo. El resto son horas de trabajo, formación, lectura, estudio, aprendizaje y voluntad de construir una mirada del mundo y una pedagogía sobre lo humano que es para mí un placer poder compartir.

De pequeño soñaba con ser profesoro médico. Pero luego estudió Económicas. ¿Qué queda de ese “economista” en usted?

Queda la formación recibida que hoy observo con una mirada crítica. La Economía se olvidó de lo humano y así nos va.

Es nuestro deber corregir los errores que son corregibles dentro de los paradigmas que hoy imperan en lo económico porque, de lo contrario, la crisis que estamos viviendo es un amago de las que vendrán, que serán mucho peores.

 Y, en realidad, no soy economista, hablando con propiedad soy licenciado en Ciencias Empresariales y MBA.

Reinventarse es una de sus palabras favoritas o al menos una que usted usa con cierta frecuencia. ¿Qué se necesita para hacerlo con éxito?

No es,especialmente, una de mis palabras favoritas. Lo que creo es que la vida es un proceso de evolución donde es necesario detenerse a menudo a reflexionar sobre cómo estamos viviendo y hacia dónde queremos ir. S ia eso queremos llamarle reinventarse,bien.

 Para mí, forma parte del propio latido de la vida, el desaprender para aprender de nuevo.

¿Y qué me dice de emprender?¿Cómo lanzarse a ello en un momento en el que“el grifo del crédito”está cerrado?

 Es vergonzoso que la banca juegue hoy más el rol de banca de inversiones que de apoyo a la ciudadanía y a los emprendedores. Poco puedo decir en un entorno donde tanto los que tienen el poder político como el financiero han ido asfixiando las posibilidades de los que quieren trabajar o crear prosperidad.

 Le hablo como emprendedor, también. Emprendedor y ciudadano sumamente indignado. Y cabreado,si me lo permite.No encuentro palabra mejor.

¿Cómo lograr la motivación para sobreponerse a estos tiempos de crisis? ¿Y desde el punto de los Recursos humanos?

 Me resulta paradójico que muchas empresas hablen de motivación cuandolo primero que tendrían que hacer es dejar de desmotivar a su gente.  A partir de ahí, es tan simple como ser honesto, transparente, ético y buena persona. Pero esas cuatro características son rarísimas de encontrar hoy integradamente. Y si, además, a ello le sumas capacidad de generar una visión compartida y entusiasmo,no digamos.

 Afortunadamente, encontramos bellas personas dentro de las organizaciones que cumplen con todo ello, pero, a menudo, tienen que remar contra la corriente.

 ¿Cómo han de ser, a su juicio, los líderes del siglo XXI?

Personas, simplemente personas. Que sepan escuchar,que sepan inspirar,que sean transparentes, que sean confiables, que sean amables y, por supuesto, competentes.

Hemos hecho de la figura del líderalgo obsceno, cuando, en realidad, lo único que nos hace falta es buena gente que no robe, no especule, sepa gestionar mínimamente bien y sepa tratar a los demás con respeto y delicadeza además de saber inspirar y alentar en momentos de dificultad. Hoy, lo obvio, lo que debería ser lo natural, es una verdadera rareza. Deberíamos declarar a la buena gente especie protegida...

 ¿Y losempleados?

 Lo mismo. Todos somos líderes de nosotros mismos, en definitiva.

 ¿Qué importancia tiene la formación “técnica” en la dirección de empresas y liderazgo de equipos?

 Es importante, pero tiene que estar complementada con la formación sobre lo humano- Inteligencia Emocional y Social, e Inteligencia Psicológica, fundamentalmente-.

Técnica a la que hay que sumar el alma. ¿Es esto la “psiconomía” por la que usted apuesta?

 Digamos que sí, hay que sumar lo humano bien entendido,tal y como le respondía anteriormente.

En su último libro, “La vida que mereces”, escrito junto a Pascual Olmos, asegura que las empresas tienen que aplicar innovación social. ¿Podría explicarnos a qué se refiere este término y cómo se puede llevar al ámbito empresarial?

 La innovación social se refiere a poner el foco en las personas y en la Tierra que nosa coge, ya que si ponemos la mirada exclusivamente en las cifras, se acaban generando crisis de órdago -como la que estamos viviendo que,en realidad, más que una crisis ha sido una estafa en toda regla.

Tras millones de libros vendidos en todo el mundo, ¿cuál será su próximo proyecto editorial?

 En estos momentos, y después de siete millones de libros vendidos, estoy tomando un tiempo para ver y evaluar algunas ideas que he ido gestando en los últimos años.

 Creo que hasta dentro de un par de años no veremos una novedad porque necesito acabar de madurar sobre qué quiero escribir y cómo quiero hacerlo.

Cursos y Libros Relacionados